miércoles, julio 23

trescientossesenta

dos planetas tumbados sobre una misma cama se miran a los ojos sin contemplar nada más que sus propias órbitas.
y en el momento justo en el que los satélites giran con la pulsación de la vía láctea, ocurre el eclipse de sol que lo oscurece todo y los planetas se convierten en algo más que unos simples ojos que contemplan esperando otro momento negro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal