lunes, agosto 25

paísdenuncajamás

las facciones de su cara reflejaban miedo, se notaba en sus pómulos una seriedad que rozaba lo siniestro y aquella sensación que me produjo mirarla se confirmó con la dureza de sus últimas palabras.
erase me, dijo.
las repetí mentalmente hasta la saciedad, en ellas se encerraban demasiados misterios que me perturbaban pero, sobre todo, me dolía saber que la única manera de comunicarse conmigo era en un idioma diferente al suyo, como si se camuflase en otra persona de otro país de otro planeta situado a millones de años luz de ella misma.

como si tuviera miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal