miércoles, noviembre 19

london

quizá halla, y nunca lo supo (ni sabrá), un pacto no escrito que garantice que sólo el cara a cara puede otorgar un profundo y duradero suspiro de alegría.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal